Dirty dancing en el Teatro Tívoli

El pasado jueves regresamos al teatro Tívoli , apenas un mes después de ver Priscilla, esta vez para disfrutar de otra adaptación cinematográfica archiconocida, como es Dirty Dancing.


Dirty Dancing,el espectaculoEn el verano de 1963, la vida de la joven Frances “Baby” Houseman está a punto de cambiar. Estando de vacaciones junto con sus padres y su hermana mayor en el lujoso hotel Catskill Mountains de Nueva York, Baby descubre accidentalmente una desenfrenada fiesta llena de música y baile en el área de empleados. Fascinada por los provocativos pasos de baile y los hipnóticos ritmos musicales, no podrá evitar lanzarse a este mundo, sobre todo tras conocer a Johnny Castle, el instructor de baile del hotel. Baby se convertirá en su compañera de baile tanto en el escenario como fuera de él: dos jóvenes espíritus que se unirán en lo que será el más desafiante y victorioso verano de sus vidas.


¿Cuantas veces habéis visto la película? Esta pregunta se fue repitiendo en mi cabeza durante todo el espectáculo, un teatro lleno hasta la bandera que se sabía los diálogos  y se anticipaba a los de la película en formato teatral que no decepciona si eres un fanático del film.

Un espectáculo muy bien resuelto con una gran infraestructura escenográfica que recrea a la perfección los diferentes lugares que aparecen en la película, además de utilizar la tecnología para poder recrear otras escenas como la del agua que me pareció excepcionalmente resuelta para representarse en el teatro.

Dirty Dancing, el espectaculo - Christian Sanchez y Fanny CorralEn cuanto al elenco, caras poco conocidas para mí exceptuando la de Julia Möller que con un papel secundario creo que aporta calidad y experiencia, pero en cuanto a la pareja protagonista Baby y Johnny Castle o lo que es lo mismo en el escenario Amanda Digón y Christian Sánchez no me llegaron, a pesar de que a ella me la creía y me pareció que hacía una interpretación correcta, él se mostraba continuamente forzado en un papel que Patrick Swayze bordaba en la película y que a Christian Sánchez le queda grande realizando una interpretación forzada y poco creíble.

Por el contrario, en los momentos en los que el baile se imponía a la interpretación y no hay que olvidarse que Dirty Dancing fue muy criticada en la época en la que se estrenó, por los atrevidos y sensuales movimientos que crearon un antes y un después; tanto Christian Sánchez como Fanny Corral que interpreta el personaje de Penny son los mejores y sí, transmiten el erotismo de los personajes originales.

Volviendo a la adaptación otro de los aspectos que preocupaba era la música Dirty dancing no es un musical típico en el que los protagonistas se dicen las cosas cantando sinó más bien es una película en la que la música acompaña permanentemente la historia y en este montaje se ha sabido resolver correctamente, con una banda y unos cantantes que aunque, a veces, en segundo plano tienen sus momentos para lucirse con canciones como Hey!Baby, Do you love me? y  sobre todo con el dueto de la archiconocida canción final. 

Dirty Dancing, el espectaculo - el gran finalEn cualquier caso un montaje que a pesar de sus aspectos negativos está abocado al éxito, por ser una recreación de la película y porque al fin y al cabo la mayoría de los espectadores fanáticos de la película y capaces de anticiparse al díálogo siguiente tiene su recompensa  con la canción I’ve the time of my life, el baile y el salto que es lo que todos esperan ver y escuchar y que ponen el broche final haciendo que sea inolvidable.

blog_firma3fenix

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s