Molt soroll per no res en el TNC

Asistimos a una de las primeras funciones de esta segunda temporada en el TNC, la pasada temporada nos quedamos con las ganas ya que cuando quisimos adquirir entradas todas las sesiones tenían el aforo completo.

Foto_4_Molt_soroll_per_no_res_DavidRuano_TNC.JPG

Molt soroll per no res (Mucho ruido para nada) es un pieza de la que el dueto Angel Llàcer y Manu Guix ha sabido sacar un gran provecho transformándola, adaptándola, añadiéndole música y, por último, convirtiéndola en una gran fiesta.  

Una adaptación trabajada de la obra de Shakespeare que cambia el emplazamiento original de Mesina por el Hollywood de los años 50, época dorada del cine, concretamente un plató donde se está realizando una grabación. Dos historias de amor, una pareja formada por Beatriu y Benedicte que por orgullo es incapaz de aceptar y decirse lo que sienten y otra pareja formada por Hero y Claudi, cuyo hermano intenta separar. Además se le añade música con canciones de Cole Porter, Irving Berlin y Herb Brown, bien elegidas que ayudan sobre todo a vestir de fiesta la representación.

Molt soroll per no res cuenta con una puesta en escena muy vistosa, una escenografía de Sebastià Brossa espectacular  y muy completa que no escatima en detalles y un vestuario que combina la elegancia con el brillo, además de la iluminación, la coreografía e incluso algun detalle final muy propio de las celebraciones.

15 actores en escena con interpretaciones estupendas aunque destacaría especialmente a dos,  por un lado, David Verdaguer que con el papel de Benedicte demuestra de nuevo tener una gran versatilidad, y por otro, una de las nuevas incorporaciones, Silvia Abril que siendo sincera no esperaba que me pudiera sorprender, quizá a veces se tiene a un actor demasiado encasillado en según que vertientes y debo decir que, personalmente, me gustó su interpretación como Beatriu, quizá aún algo insegura, pero nada que ver con lo que estamos acostumbrados.

Foto_14_Molt_soroll_per_no_res_DavidRuano_TNC.JPG.JPG

A ellos se les suma la banda de música en directo que encontramos en la parte superior del escenario bajo la dirección de Manu Guix y que suena especialmente bien con canciones como “Let’s do it” o “C’est Magnifique” entre otras.

Amor, humor, dramatismo y escenas algo alocadas dentro de un plató que a veces hacen confundir lo real de lo irreal, pero con un resultado espléndido y un aire muy festivo es lo que derrocha éste espectáculo, una obra que hace disfrutar a quien la interpreta o eso por lo menos es lo que transmiten los actores al público asistente y, deja al espectador con ganas de unirse a la fiesta. 

Otro éxito para Llàcer y Guix, un espectáculo redondo que divierte, reparte sonrisas y felicidad.

Hasta el 1 de enero en el Teatre Nacional de Catalunya.

blog_firma3

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s