El Tiempo Entre Suturas, de Enfermera Saturada

¡Hola a Tod@s!

Aunque habitualmente os hable de novela romántica, también me gusta de vez en cuando dedicar el tiempo a algo relacionado con mi trabajo habitual, y más cuando se explica de forma divertida, como es en el caso de El Tiempo Entre Suturas.

41vXTPXJFqL._SX327_BO1,204,203,200_


Después del espectacular éxito de La vida es suero, vuelve la Enfermera Saturada con muchas más historias del día a día de una enfermera en la sanidad pública. Enfermera Saturada pertenece a una generación de mujeres que ha aprendido antes a coser heridas que botones, es posible que por eso se reponga antes de un amor complicado que de una cremallera rota en esos vaqueros de temporada de Amancio que tanto le ha costado encontrar. Tras conquistar a miles de lectores con su particular visión de los hospitales y del mundo sanitario, Enfermera Saturada, «Satu», nos abre de nuevo una puerta a la trastienda de la enfermería con su segundo libro. Desde las tiritas de dibujos hasta el turismo de oposición en busca de la plaza fija, pasando por los camisones, el esparadrapo y la cafetería del hospital, nada escapa a esta enfermera que recorre todos los días los pasillos del hospital a golpe de tuit.


Si bien La Vida es Suero cayó en mis manos por casualidad, ante la insistencia y recomendación de una amiga, El Tiempo Entre Suturas lo encargué yo misma en la librería de al lado de casa.

Escrito de nuevo por la “Enfermera Saturada”, sigue la misma estructura que el anterior, poco más de 100 páginas estructuradas por capítulos que tratan de diferentes temas, mis preferidos el de los pacientes VIP y lo referente a los hemocultivos ¿por qué será…?

Es de nuevo un libro muy sencillo, se lee muy rápidamente pero yo creo que el éxito se debe al refrán ese de “mal de muchos…”, y es que nos pasan tal infinidad de cosas, habitualmente tan surrealistas, que a veces creemos que solo nos suceden a nosotras; ver reflejados la mayoría de los temas en un libro o en los tweets que realiza reconforta, además porque es una manera de tomártelo de otra forma.

Ser enfermera es actualmente, según mi punto de vista, difícil; nos hemos pasado 3 o 4 años estudiando para que te acaben preguntando si eres del servicio de habitaciones (y lo digo por experiencia propia) o echándote la culpa de todo: si una prueba no sale bien, si no se le puede dar una medicación a un paciente porque farmacia no la sirve  y si no hay papel en el WC ¿a quién le echas la bronca? Pues está claro… Y a todo esto solo nos faltaba este bonito decreto de la humillación y no me quiero extender más porqué en lugar de hablaros del libro al final lo escribo yo.

A las enfermeras creo que no os invito a leer el libro porque seguro ya lo habéis devorado, a los que pertenecen al sector  leerlo que igual aunque sea por una sola vez nos entenderéis mejor, y a los que desconocen totalmente esta profesión es una forma divertida, irónica y fresca de entrar en este mundo.

Blog_firma3

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s