CREMATS

Antes de nada, ¡GRACIAS A MY ENTRADA por las invitaciones!, nos tocó un sorteo y pudimos ver la obra el pasado jueves 29 de enero.


cremats-onebox-520x856“CREMATS” es una obra que busca deliberadamente los contrastes, los cambios constantes, para empezar de idioma (con un texto cien por cien bilingüe) y, sobre todo, de registros en una montaña rusa entre la brutalidad, la emoción, el humor negro y la ácida ternura, para desnudar a cuatro seres tan normales y tan miserables como cualquiera de nosotros.

En tono de comedia alocada y abordando temas de una actualidad desbordante, “CREMATS” toca de lleno los problemas de nuestra sociedad. La crisis, la doble moral, la incomunicación y las relaciones mal llevadas son el pan nuestro de cada día y también el de “CREMATS”.

Mónica, Rashid, Isabel y Jordi (o Jorge?) son 4 personajes quemados por la vida que llevan: su rutina, su economía y sus relaciones son un auténtico desastre. Todo el mundo tiene un objetivo concreto y, a partir de sus respectivos planes, comenzarán los enredos y cada uno de ellos descubrirá que está peor de lo que se pensaba …Como la vida misma.

No te pierdas la última comedia de Roger Peña (autor de “IAIA” y ganador del IV Torneo de Dramaturgia del Festival Temporada Alta), con un reparto de lujo que cuenta con la presencia de Willy Toledo (doblemente nominado a los premios Goya), y seguro que reirás sin cesar de sus/tus problemas y podrás olvidar que estamos quemados.

Una comedia sobre la envidia, el rencor, los celos, la ambición y otras “virtudes” esenciales.


Después de pasarse muchos meses en cartel La Ratonera, llega al teatro Apolo y durante 5 semanas la comedia Cremats.

Cuatro personajes: un matrimonio formado por Mónica, una mujer de 40 años en paro que vive en un piso de Pedralbes, propiedad de su suegra, y Jorge/Jordi, un profesor de universidad que tiene una amante y una enfermedad. La suegra, Isabel, una mujer rica que se está arruinando por una mala gestión del dinero y por la cantidad que le paga a su gigoló. Por último Rashid, el gigoló.

La vida de los cuatro está unida por diferentes casualidades, algunas de lo más estrambóticas, y cada uno quiere conseguir su meta basada en la venganza, el dinero… y en la que la póliza de vida de uno de los personajes tendrá su protagonismo.

La verdad, entré en el teatro poco convencida, últimamente Guillermo Toledo había hecho algunos comentarios polémicos y me daba miedo que todo esto influyera a la hora de valorar la obra.

Eso no fue así, ya que durante una hora y media cuatro personajes hacen que el espectador se olvide de lo demás para introducirlos en un cúmulo de situaciones disparatadas a veces, en el que las mentiras, los celos y sobre todo las situaciones cotidianas, con alguna referencia a aspectos actuales y bañados de humor negro, provocan en el espectador risas y algunas carcajadas.

Un solo ambiente en la escenografía, el salón del piso del matrimonio formado por Mónica y Jorge y dos espacios en los laterales que se utilizan para representar el exterior del piso, por lo que no se hecha de menos nada más.

Una obra sencilla pero dinámica, en la que parte de la originalidad es el bilingüismo, por otra parte habitual en nuestra sociedad y en el que lo único que no me convenció es el hecho de llevar una enfermedad grave al extremo de la ironía sólo por obtener dinero.

A pesar de esto, en general es espectador sale contento.

Estará en el Teatre Apolo hasta el 22 de febrero.

Blog_firma3

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s